MESONES DE ISUELA
626345202
El majestuoso castillo-fortaleza de Mesones lo mandó edificar Don Lope Fernández de Luna, arzobispo de Zaragoza en 1370, cuando fue designado capitán general para defender las fronteras del reino de Aragón de los ataques castellanos. Las obras del castillo quedaron inconclusas hasta su muerte, lo que ha permitido que el castillo llegara hasta nuestros días en el mismo estado en el que quedaron las obras en ese momento. Aúna las funciones de fortaleza militar y residencia mobiliaria y está declarado como Monumento Nacional desde 1931. El magnífico edificio de planta rectangular sorprende por sus dimensiones y por la solidez de sus torreones, entre las que destaca su torre del homenaje, en el flanco suroccidental del recinto. Su fábrica de piedra es una rareza en un comarca en la que domina el ladrillo mudéjar. El acceso al castillo se practica a través de un arco de medio punto en el que campean las asrmas de don Lope Fernández de Luna. Interiormente se divide en dos zonas: la oriental dispone de patio de armas, en el que se sitúan las estancias destinadas a las guarniciones defensivas; y la occidental está ocupada por la residencia señorial y la de su séquito. La capilla del castillo, de Nuestra Señora de los Ángeles, alberga una prodigiosa techumbre de madera policromada compuesta por noventa y seisi pequeñas tablas adornadas con figuras bellísimas de angelotes portando cirios encendidos. Se disponen en un armazón mudéjar dispuesto en seis paños. Los lazos que forma la madera generan estrellas de ocho puntas, seis después y acaban en lo alto con una de doce en su cierre o almizate. La techumbre se sitúa sobre el presbiterio de la capilla, presidido por una imagen de la Virgen del Castillo, antigua titular de la capilla. Es una talla datable en el s.XIV avanzado, en estilo francogótico, que se representa sedente con el niño sobre su rodilla izquierda y un fruto en la mano derecha. El castillo de Mesones de Isuela es una construcción única en Aragón, no sólo por la grandiosidad de su emplazamiento, dominando la poblacióno por ser el reflejo de una determinada tipología, sino también por contener una de las armaduras decoradas más espectaculares del mudéjar aragonés, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.