TOBED
Los restos de un pequeño torreón, conocido actualmente como el Palomar por el último uso conocido, la línea de muralla y el edificio de la ermita de San Valentín, actualmente también en desuso, forman un pequeño conjunto de aire defensivo protegido por pendientes inaccesibles y un barranco que etimológicamente lleva su nombre Trascastillo, pero que popularmente se conoce como los Abuelos, una peligrosa trampa para el hombre pero un lugar idóneo para el refugio de los animales de carácter autóctono.